La fuerza de voluntad y el sistema inmunitario

El sistema inmunitario es una de las bases fundamentales de nuestra salud y depende, en gran parte, de nuestra

fuerza de voluntad

. Este aspecto suele ser débil y esta debilidad repercute en nuestra salud. Así,

la enfermedad aparece cuando la mente es débil

.


De esta manera, mente y cuerpo están intimamente relacionados. Lo que hace la mente se refleja en el cuerpo. Las personas con una

mente clara y fuerte

, tienden a tener un sistema inmunitario fuerte y a padecer muchas

menos enfermedades

. Por ejemplo, el cáncer es una de las enfermedades más comunes en estos tiempos. En la mayoría de los casos los médicos no saben con seguridad qué ha provocado la enfermedad, sin embargo, se confirma cada vez más la importancia de la mente, no solo en la aparición y el desarollo de la enfermedad, sino también en su curación. 


Entonces, ¿cómo podemos fortalecer el sistema inmunitario? El mejor camino es, en primer lugar, cuidarse físicamente a través de una buena alimentación, ejercicio y descanso suficiente y, en segundo lugar, fortalecer la mente.

La mente se fortalece mediante la meditación

, la oración o cualquier actividad meditativa (jardinería, paseo) que te desconecte de la vida diaria y que puedas practicar durante al menos 30 minutos. En caso de que meditar no sea una práctica que te convenza, puedes simplemente sentarte tranquilamente en algún sistio aislado, sin música, donde no te molesten ni personas ni ruidos. Lo importante es estar solo y no tener interrupciones durante esos 30 minutos. Dedica este tiempo a reflexionar sobre tu vida y cómo la estás viviendo. Puedes anotar ideas que te surjan, ideas sobre cómo cambiar los aspectos de tu vida que no te agradan, objetivos que te vienen a la mente, etc. 


Estas prácticas (meditación, oración o actividad meditativa) te sirven para desconectar del mundo exterior y conectarte con tu ser interior. De esta manera, fortalecerás el sistema inmunitario, reduciendo el ritmo cardiaco, la tensión arterial y liberándote del estrés, gracias a la reducción del cortisol, hormona del estrés. Por otra parte, aumentarás la producción de serotonina, un elemento que mejora el estado anímico, la digestión y la calidad del sueño. La falta de serotonina está asociada a la depresión. 


Todas estas prácticas fortalecerán tu sistema inmunitario y te ayudarán a sentirte mejor; más sano, tranquilo y ciertamente más fuerte.

Publicado: 4 de Febrero de 2016