El conflicto es una situación compleja, que nos lleva a la experiencia de desajuste entre dos partes. 

En el conflicto con el otro hay personas que se asustan, sienten culpa, van poco a poco debilitando su criterio, incluso perdiendo el contacto con su propia pensar. 

Sienten la necesidad de que el otro entienda y acepte su criterio. No siempre es así.

Para estas personas sería mucho mas positivo asumir que el otro no les va a entender siempre, y menos aún si no les conviene. Será la propia persona la que escuche y proteja su propia visión. No siempre vamos a convencer al otro, ni si quiera vamos a lograr que entienda nuestra postura. 

Es importante que este tipo de personas sean capaces de no perder el contacto con su propio pensamiento y criterio, con sus deseos, emociones, necesidades, y las tengan en cuenta. Que no quede un único interlocutor resolviendo el conflicto, que no se oiga una sola voz, la del otro, un solo criterio, el del otro, Es importante que haya espacio para escuchar a los dos.



Publicado: 30 de Abril de 2014