La confianza es el pilar fundamental en la vida de pareja;cuando esta se pierde, puede generar inseguridad e inestabilidad en la relación.

La desconfianza impulsa a buscar pruebas de deslealtad y a sospechar de cualquier acto positivo que haga la pareja. En consecuencia, no se la concederá el beneficio de la duda y la pareja se sentirá atacada. Si a tu pareja le duele tu persistente desconfianza quizá sea lenta en ofrecer pruebas de que puedes confiar en ella. Se volverá evasiva. O, sabiendo que diga lo que diga no le creerá, pude que diga lo que cree que quieres oír, lo cual sólo añadirá incoherencias a su historia y dudas a lo que crees.

Los celos se vuelven un problema cuando tu pareja es inocente pero desconfías de sus otras relaciones. Inseguro te imaginas que te esta rechazando cuando no es así. Pones a prueba el amor de tu pareja, provocando frustración y agotamiento en ella. Cuando la verdad de la inocencia de uno no importa bajo el escrutinio de una pareja celosa, la parte inocente no tiene nadad más que ofrecer.

Los celos se basan en la opinión de que uno es reemplazable. Cuando uno cree que no tiene nada especial que aportar a una relación, se devalúa y no puede entender por qué la pareja querría estar con uno. Lo que el autor y psiquiatra David Viscott denomina el “ciclo de los celos” es una pauta que consta de tres partes:

  1. Al poseer poca autoestima, a la persona celosa le preocupa ser rechaza, abandonada o sustituida
  2. Entonces duda del amor de su pareja, lo cual a ésta le duele y a la larga hace que reprima su amor
  3. Al no sentirse amado, su autoestima disminuye y le preocupa ser rechazo, abandonado o sustituido.

¿En qué momento la relación de pareja, basada en la confianza, se rompe para que entre la sombra de la duda o la sospecha?
Ese síntoma, que suele aparecer en las personas por diversas circunstancias, es la desconfianza, un sentimiento de inseguridad que dificulta las relaciones.


La desconfianza está relacionada con el miedo y tiene que ver con una baja autoestima. Se encierra en una escasa capacidad asertiva para enfrentarse con éxito a cualquier situación cotidiana de interrelación social o sentimental.

La desconfianza enceguece a la persona que la padece, pues no le permite ponerse en el lugar del otro; le resta la empatía necesaria para comprender las motivaciones o sentimientos de sus semejantes. No le da la capacidad de confiar en los demás. Todo lo contrario es la confianza, que implica exponerse, abrirse, y hasta arriesgarse. 

¿Por qué se origina la desconfianza en la pareja?

 Puede aparecer por diversas razones, la mayor parte de ellas se debe a las mentiras, los celos o infidelidad en algún momento de la relación; y cuando esta última es descubierta, la persona engañada perderá la confianza en su pareja.

La confianza es el pilar fundamental de la vida en común. Sin confianza no se puede establecer una relación de intimidad real con la otra persona. Cuando la convivencia está teñida de sospechas, de dudas no justificadas acerca de la lealtad o fidelidad, puede volverse en un círculo vicioso y la relación insostenible.

Si bien la confianza depositada en los demás aporta seguridad y satisfacciones, tampoco se trata de confiar en todo el mundo; para ello debe haber un sentido de intuición y asertividad que dicta el sentido común. Debe darse un límite para ello. Asertividad y confianza son los aliados adecuados para encontrar el equilibrio en cualquier tipo de relación.

¿Cómo evitar la desconfianza en la relación? 

En cuanto a la pareja, es muy importante la comunicación, fomentando la intimidad basada en la sinceridad mutua.

A título individual, se sugiere:


- Dejar de buscar pruebas. A corto plazo disminuyen la duda, pero a largo plazo mantienen la desconfianza.

- Centrarse en lo que verdaderamente está sucediendo en lugar de estar pendiente a las preocupaciones. 

- Dedicar tiempo a hacer actividades individuales fuera de la pareja y compartir luego con la pareja cómo han ido.

- Organizar actividades de pareja que sean divertidas, y que lleven a generar mayor espacio de intimidad.

- Valorar los aspectos positivos de uno mismo y reforzarlos.
- Sacar partido a las fortalezas que uno tiene.

Si pese a todas a estas recomendaciones todavía prevalece la desconfianza en la relación, se sugiere que la pareja acuda a un especialista, ya sea ambos o por separado, para que les ayude a superar el problema.

Publicado: 9 de Diciembre de 2013