PROPÓSITOS DE VIDA. 
Escribe una página en la que plasmes tu sueño; 
todo aquello que te gustaría vivir. 
Una vez hecho esto ¿cómo encontrar tu propósito? 
Imagina. 
Si tuvieras todo el dinero del mundo ¿qué harías con él? 
Si tuvieras todo el conocimiento y la inteligencia del mundo ¿qué harías con ellos? 
Si tuvieras todo el tiempo, todos los años por delante ¿qué harías con tu vida?
Si las tres preguntas tienen la misma respuesta, entonces, ya sabes cuál es tu propósito en la vida. (S. PUROHIT)
Si todas las respuestas no son iguales, entonces es una meta y no un propósito. Recuerda, el propósito no cambia. 

METAS.
Cuando las personas tienen problemas para llevar a cabo sus objetivos, tomar las decisiones adecuadas y transformarlas en acciones, pueden establecer conductas automáticas, para asegurar el logro de metas. Esto se puede lograr mediante planes en los que la persona decide que respuesta tendrá ante situaciones concretas, para obtener objetivos concretos. 
Estas conductas deben ser realistas, específicas y no demasiadas. Además, es mejor que se planifiquen.

 

Publicado: 9 de Enero de 2018