"LA ACEPTACIÓN Y LA PERSPECTIVA" 

Tendemos a vivir de forma inconsciente. Solo conectamos con nuestra realidad cuando somos capaces de parar a escucharnos, qué sentimos, qué pensamos, qué queremos, cómo podría conseguirlo... ,y así lograremos la claridad respecto a nuestro propósito en la vida.

Ansiamos una vida mejor, pero son deseos demasiado ambiguos. Se trata de focalizar nuestras energías en un objetivo concreto y priorizado. No andemos sin rumbo.

¿Qué deseamos? ¿Cuál es nuestra meta? ¿Qué es lo más importante en este momento? Si lo sabemos, si la claridad nos marca la senda, no debemos desviarnos hasta conseguirlo. 

Es posible que por el camino nos asalten los miedos y las dudas, inevitables al no ser la realidad como habíamos imaginado o no avanzar como esperábamos. 

No debemos descuidar la realización de nuestra meta en favor de la comodidad. Cuando nos asalte la confusión o la tristeza es necesario actuar, tratar de ver la situación desde una perspectiva más amplia, en lugar de optar por la opción más fácil.

Para avanzar hacia nuestro propósito, la clave es la aceptación. Aceptar la realidad tal y como es, significa asumir que las cosas no son perfectas. Solo así y a pesar de nuestros temores podremos continuar, prosperar, y crear la vida que realmente deseamos.

Conócete en primer lugar a ti mismo/a. Debes tomar tus decisiones con conciencia, con claridad, y, una vez tomadas, aceptarlas por completo

Publicado: 28 de Noviembre de 2017