EMOCIONES

Efectos físicos del miedo

  • Bernard, Elena



MARTIN MÜLLER

Cuando nos asustamos, nuestro cuerpo pone en marcha una serie de procesos en cuestión de segundos. Antaño, esta respuesta permitía que nuestros antepasados reaccionasen prestos ante una amenaza. Aunque hoy en día ya no nos topamos con hambrientos tigres de dientes de sable, los efectos del miedo en el cuerpo han perdurado. Las reacciones de cada uno de los órganos cumplen una importante función, pero también conllevan efectos secundarios negativos.

Reacciones del sistema nervioso simpático
En el miedo, sobre todo en los ataques de pánico, el sistema nervioso simpático se encarga de que el cuerpo disponga de un rendimiento máximo por un breve espacio de tiempo. De esta manera lo prepara para la lucha o la huida. Las funciones que no resultan precisas en ese momento decaen.

Reacciones del sistema nervioso parasimpático
Tras las reacciones transmitidas por el sistema nervioso simpático, el sistema parasimpático lleva de nuevo el cuerpo al estado normal. Aunque este último también se halla activo en el primer segundo del sobresalto: posibilita un instante de acumulación de fuerzas para la huida o la lucha. Si nos parece que una situación no tiene salida, el sistema nervioso parasimpático permanece a menudo sobreactivado y nos lleva a una especie de estado de choque.


Publicado: 23 de Febrero de 2016