El acoso sexual consiste en tratar de mantener un vínculo con connotaciones sexuales, ya sean verbales, corporales o tocamientos a una persona en contra de su consentimiento.

La persona puede tener miedo y pensar: "No me atrevo a decir nada, ¿quién puede ayudarme?" "No quiero,  estoy asustada,  me da miedo, ..." todas estas frases son reflejo de una relación que puede estar encubriendo,  si existe violencia física o verbal, una relación de abuso y dominación. 

Cualquier relación que suponga  un acto de dominación a través de la fuerza bruta, las amenazas, las vejaciones o cualquier acto que suponga dominar física o psicológicamente, es condenable y debemos luchar juntos para ponerlos al descubierto y dar apoyo a quien lo sufre.

Es por otra parte un acto delictivo, y en función de la gravedad del acoso, existen sanciones que incluyen la privación de libertad.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted