En ocasiones la vida nos sorprende con realidades que no esperábamos vivir. Relaciones importantes que nos decepcionan.

La forma de combatir la decepción con los otros y sobre todo con nosotros mismos, es aceptar la realidad que tenemos delante y generar una nueva ilusión. Ese es el verdadero motor para salir adelante.

Evitar el sufrimiento que produce quedarse dando vueltas a lo que creías que era otra cosa.  Conseguir encontrar una nueva meta,  un nuevo proyecto que pueda ilusionarte, pasar página. En realidad aquello que te decepcionó no era lo que creías. 

Normalmente ya habrás puesto los recursos a tu alcance para resolver la situación,  pero hay hechos ante los que la mejor solución es aceptar que las cosas son en realidad como las estás viendo ahora. 

Aceptarlo y tomar decisiones que te permitan dejar atrás la fuente de decepción y daño,  es la mejor opción. 

Algunas situaciones,  como las enfermedades,  no se pueden dejar atrás.  La mejor opción es aprender a convivir con ellas,  tratando de encontrar paliativos que alivien o permitan convivir con ellas, continuar con una vida con ilusiones y proyectos,  dentro de lo posible. 
Encontrar lo positivo,  las fuentes de motivación,  como la lectura,  el ejercicio físico posible,  la compañía de figuras afectivas,  procurando disfrutar del tiempo juntos,  ...




Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted