• SEDUCIR ES UN RECURSO QUE SE DESARROLLA. 

En el Arte de Seducir se requiere una serie de elementos que determinan su efectividad y eficacia. Hay aspectos básicos.


Un aspecto importante es mantener una autoestima adecuada. lo que favorecerá la libertad para expresarse, mostrarse, dar, pedir, recibir, tan necesarios en la seducción. Es importante trabajar éste aspecto personal, ya que si no se logra estar bien con uno mismo, difícilmente se pueda estar bien con los demás.


Cuidar el aspecto físico y la manera de vestir es también fundamental. Tiene que ver con ese disfrute de uno mismo, mimarse, cuidarse, gustarse, pero también con agradar a los demás, lo que repercutirá en beneficios personales al atraer la atención de tu pareja y sentirte deseado/a. Esto estimula el deseo, la atracción entre ambos.


A no descuidar la imagen de cada uno!!! Siempre viene bien ponerse agradable para uno mismo pero también para quien quiero agradar. ¡No hay que abandonarse!!!!!!!!


A la hora de la seducción, la sensualidad que cada uno tiene o puede desarrollar juega un rol decisivo. Hay personas que sensuales por naturaleza, tienen la capacidad de impactar y atraer.


Una persona sensual provoca la atracción en las otras personas, provoca una reacción en sus sentidos, ya sea como deseo sexual, como excitación, deseo de hacer el amor, o simplemente como atracción hacia ella.


Son personas con gran “magnetismo”, muy envolventes que al entrar en contacto con los otros, los atrapan, cautivan. Generalmente, ellas mismas no se dan cuenta del magnetismo que generan en los demás., ya que es genuino, no provocado.


La sensualidad que irradian proviene tanto desde el interior como desde su parte externa.
Desde su interior, proviene de su personalidad, manifestada a través de su energía sexual, sus pensamientos, de sus sentimientos, esa energía interior que irradian hacia los demás.
En tanto que desde su parte externa proviene de la manera de hablar, de vestir, de mirar, de sus actitudes y de su comportamiento en general.


En conjunto sería cómo se relaciona, se comunica, se muestra, la interacción que tiene con los demás y el impacto que genera.

La clave está en poder desarrollar ambas fuentes de sensualidad.
Pero para quiénes no tienen de manera natural la sensualidad que genera magnetismo en los demás, no está todo perdido, ya que se puede desarrollar la capacidad sensual y atractiva. ¿Cómo? Tomando en cuenta los siguientes aspectos.


Los pensamientos


Los pensamientos van a producir en los demás sentimientos de atracción o rechazo. Los pensamientos positivos generan una actitud positiva de la gente hacia uno mismo, atracción. Es fundamental tratar de ser positivo/a en los pensamientos, transformando a los negativos en positivos, ya que generalmente, éstos aparecen para paralizar, generar miedos o ser obstáculo entre lo que deseamos y lo que verdaderamente conseguimos. Pero no sólo es pensar de manera positiva, sino mantener una actitud de vida positiva, con capacidad de goce y disfrute de lo cotidiano, más que vivir la vida con pesimismo y malestar que es percibido como enojo, o mal humor. Una persona negativa tiene a generar rechazo.


Emociones


La persona sensual actúa sobre las emociones de las otras personas. Actuando sobre la base de sus propias emociones o sobre lo que quiere provocar en los otros, con sus gestos, actitudes y sensorialidad, genera en los otros sentimientos y emociones hacia ella misma. Por ejemplo, si lo que desea es conquistar, seducir, lograr que alguien ceda a sus encantos, con gestos, movimientos, maneras de expresarse, miradas, con incrementar su carga sensual, provocará en la otra persona un encanto que lo dejará en ese fenómeno de hechizo, con emociones positivas hacia ella.


Energía Sexual


Hay personas que tiene un a energía sexual muy fuerte, lo que hace que incrementen sus habilidades de seducción, sobre todo cuando de satisfacer el deseo sexual se trata. La sensualidad es energía muy intensa y se transmite a los demás. Para aumentar la capacidad de seducción es necesario incrementar la capacidad de sensualidad. Esto es descubriendo la propia capacidad erótica y manejándola para dejar que salga hacia los demás adecuada a cada situación, o contexto.


Magnetismo Personal


Es un poder seductor que tienen o emplean las personas que son capaces de poder potenciar al máximo su sensualidad. Despliegan una capacidad de seducción envidiable.
Está formado por varios aspectos. Manera de vestir, de ser, de hablar, de moverse.


La manera de ser


Es importante no crearse una apariencia falsa, alejada de quiénes somos en realidad. La esencia de cada uno es lo que llega a los demás.


Crear una apariencia no es una buena estrategia, ya que no se puede sostener sin que aparezca lo que realmente somos. Lo ideal es que descubras la verdadera persona que hay dentro de tí, lo que te brindará seguridad y confianza. Una adecuada valoración de uno mismo, se traduce en una autoestima óptima, para llegar a las otras personas de manera agradable y hasta seductora.


El carácter es un rasgo fundamental. Una persona extrovertida tiene más facilidad para llegar al otro que una introvertida, así como una de buen humor resulta más simpática y atractiva que la que tiene mal carácter o con mal humor visible. Pero esto no significa convertirse en clown. El típico “payaso” de las fiestas o reuniones no es quién resulta más agradable o seductor, sólo es quién contribuye a aumentar el buen humor de todos, motivándoles a la conquista y seducción, pero con otros más atractivos que graciosos.


El egocentrismo o elevado narcisismo, que se traduce en el yoísmo o yo-yo, tampoco es lo que más atrae, ya que una persona que al cabo de unos minutos de escuchar el monólogo yoísta, se aburre y decae su interés.

El héroe eterno o el campeón de mil batallas son clásicos del romanticismo que están ya casi en desuso. En la actualidad las personalidades más atrayentes son las reales, las “de carne y hueso” y cotidianas, más que las novelescas o idealistas.


Ser tú mismo, real y espontáneo, pero con el manejo de algunos aspectos personales para lograr una imagen armoniosa, que suscite interés y curiosidad de seguir conociendo son claves para el éxito personal.


La forma de vestir


La apariencia visual es un factor muy importante en el contacto con las personas. Es importante encontrar un estilo propio, que te resulte agradable y fácil de llevar, pero que también agrade a los demás. Vístete cómodo, no uses ropa que te incomode, porque se traducirá en tensión ante los demás.

Piensa en la vestimenta adecuada para cada ocasión. Si bien es aconsejable vestir dentro de la moda, esto no necesariamente significa usar lo mismo que todos, pero tampoco busques llamar la atención a través de la vestimenta, ya que quitará luz a otros aspectos de tu persona, y puede generar hasta rechazo.

Trata de usar una combinación de colores armoniosa. Los colores vivos y claros favorecen más que los apagados y oscuros.


La manera de hablar

Si bien lo más importante a la hora de conquistar o seducir es ser uno mismo, resaltando los mejores aspectos personales y atenuando o modificando aquellos que nos desagradan o parecen incorrectos, a la hora de hablar resulta muy favorable poner atención a estos aspectos;

- Modula cuándo hables para llegar de manera clara, pausada y con un tono más sensual a las personas. Si hablas de prisa se genera tensión.

- Pronuncia bien las palabras, sé preciso y oportuno en el vocabulario, y genera el intercambio activo de opiniones, pensamientos, etc. Evita monologar, ni ser sólo un escuchador pasivo. Procura una conversación activa, interesante, atractiva, y en un tono de voz adecuado.


La forma de moverse

El andar, la forma de caminar, la manera de moverse inspira sensaciones y sentimientos en los otros. Si caminas cabizbajo, desgarbado, o con aplomo puedes causar en el otro sensación de tristeza, infelicidad, agobio, cansancio, depresión, inseguridad, y muchos otros tantos calificativos con connotación negativa.

Si tus gestos son bruscos, toscos, pueden ser asociados con rudeza, violencia e inspirar miedo o desconfianza.

Es necesario marcar presencia pero sin hacerse notar demasiado, para no agobiar y dar lugar a que se interprete como necesidad de llamar la atención. Generar que los demás tengan ganas de conocerte.

Potencia tus encantos... no pierdas la oportunidad de impactar...y atraer...seduciendo!!!!!

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted