Hayamos salido o no de vacaciones, el regreso a la vida cotidiana tras un período de descanso, no resulta siempre fácil.

Existen diversos criterios sobre si lo que se produce es una depresión o son ansiedades ante la vuelta a las responsabilidades de la vida cotidiana, o .... El hecho es que las vacaciones son un período en el que hacemos un descanso respecto a muchas de las obligaciones que nos comprometen durante el año y pasamos a vivir de un modo diferente. Los ritmos, las actividades, los espacios, y muchas otras cosas son diferentes, y en general más relajantes y distendidos. El ocio y el descanso suelen ser los principales compañeros en vacaciones.
Algunos consejos que pueden ayudar a reincorporarse a la vida cotidiana.

  • Es importante ir retomando las tareas, responsabilidades y compromisos regulando y priorizando cómo abordarlas, en función del esfuerzo que represente para nosotros y procurando combinar aquellas de las que disfrutamos más y nos cuestan menos, con aquellas que suponen más esfuerzo. Estas últimas es conveniente retomarlas gradualmente.
  • Es importante también retomar e instalar una organización de nuestro tiempo, de modo que  dejemos espacio:
  1. Para el trabajo, organizarnos, retomar el contacto con las tareas, los compañeros, los ritmos, las actividades, ...pero sin dejar de atender el resto de las áreas.
  2. Hacer los planteamientos laborales de forma que podamos priorizar lo importante, relegando lo superfluo, para ir ubicando lo esencial del trabajo, centrándolo, tomando decisiones y programando los objetivos y la forma de abordaje 
  3. Ser capaces de valorar y reconocer nuestro trabajo y el de nuestros compañeros de equipo sin exigencias, retomando el trabajo en equipo con reuniones en las que evitemos las tensiones, críticas y conflictos. Se pueden abordar los desacuerdos con diálogo , escucha, expresión y comprensión de los distintos puntos de vista y tomando decisiones lo más consensuadas posibles, teniendo en cuenta el punto de vista de los compañeros.Expresarnos de forma relajada y clara, escuchar con tolerancia.
  4. Respetar nuestras 7/8 horas de sueño, y tiempos de descanso en los que realicemos alguna actividad relajante y de disfrute, como escuchar música, leer las noticias,.Nuestros tiempos para desayunar, comer y cenar con tranquilidad, Nuestro tiempo para el ejercicio físico preferiblemente diario,o al menos de 2 a 3 veces por semana.Nuestro tiempo para disfrutar de las relaciones afectivas, familiares, de amistad.
  5. Tratar de mantener una estructura y regularidad en la organización de nuestro tiempo.
  6. Mantener una posición equilibrada al tomar las decisiones. Una vez pensado y decidido no sigamos dando vueltas. Las ideas en las que pretendemos anticipar de forma mágica lo que puede o va a suceder, no suelen ser de utilidad, únicamente instalan ansiedad. Pararlas realizando alguna actividad que nos guste.

Publicado: 1 de Septiembre de 2014 a las 18:30